Carta RAL

 Lacados 1 -   Lacados 2 - Lacados 3 -

LACADO

 

EL PROCESO de lacado de aluminio se compone de una serie de procesos que garantizan un acabado de calidad y duradero.

Los pasos de este proceso son los siguientes:

- Cuelgue: En el inicio del proceso se han de colgar los perfiles en el tren de lacado que guiará a los perfiles en todos los procesos que se han de llevar a cabo para conseguir un lacado de máxima calidad. El cuelgue es un proceso importante, no sólo por la productividad final -hay que hay optimizarlo de tal forma que se transporten el máximo número de barras por metro, optimizando de esta forma la producción y el servicio-, sino más importante todavía, para la calidad del lacado -pues se han de lacar correctamente las caras vistas del perfil tal como se indican en especificaciones-.

- Tratamiento químico superficial del perfil en bruto: los perfiles de aluminio han de tener un tratamiento superficial inicial que garantice la posterior adherencia de la pintura. Este proceso se compone de varias fases: dos baños ácidos -para eliminar los defectos superficiales leves, suciedad...-, lavados con agua -para dejar el perfil limpio de cualquier suciedad- y baño de Titanio-Zirconio -para asegurar la adherencia de la pintura-.

- Secado: después de los baños es necesario un secado de los perfiles ya que en el caso de que estos estuviesen húmedos la pintura no se fijaría adecuadamente.

- Pintado: El pintado se realiza mediante dos cabinas verticales en las que se proyecta el polvo sobre los perfiles. Este se queda adherido a estos por efecto de la electricidad estática. Durante este proceso se controla la densidad de la pintura, la geometría del perfil (masa, perímetro) con el fin de garantizar un espesor de pintura constante y por encima de los sellos de calidad más exigentes.

- Pre-polimerizado: Posteriormente al pintado de las barras se pasan por un horno infrarrojo que fija la pintura a la barra con el fin de que cuando entre en el horno de polimerización no se contaminen las barras pintadas con diferentes colores, afectando así al color final de las mismas.

- Polimerización: Es el último paso del proceso de lacado, consiste en un tratamiento a 190 ºC en el que la pintura (inicialmente en polvo), se polimeriza formando una capa solida de gran calidad que será el acabado final del perfil.

Una vez terminado el proceso de lacado se procede a realizar un control de calidad aleatorio (según marcan las normas de Calidad de Qualicoat) que garantiza que los perfiles tienen un recubrimiento adecuado en cuanto a espesor de pintura como a calidad de la misma.

El proceso siguiente al lacado es el embalaje. En ITESAL disponemos de los medios más modernos de embalaje, protegiendo las superficies vistas de los perfiles con una cinta plástica para evitar que se deteriore durante la manipulación de los materiales tanto en el transporte como en el taller de carpintería. Una vez se han protegido las caras vistas se procede a embalar varias barras de la misma referencia con film retráctil que termina de garantizar que los perfiles lleguen al cliente final con las máximas garantías.

 

CALIDAD y MEDIOAMBIENTE:

En ITESAL creemos firmemente en la calidad de nuestro producto y en lograrlo con el menor impacto ambiental posible, para ello:

- Está adherida al sello de calidad QUALICOAT obteniendo la categoría SEASIDE, calidad que proporciona a todo su lacado.

- Utiliza pinturas poliéster homologadas por QUALICOAT preparadas para estar en exterior.

- Dispone de instalaciones están dotadas de equipos de aplicación de polvo electrostático de última generación con regulación electrónica que permite una regulación instantánea del caudal de pintura aplicada.

-Está comprometida con el medio ambiente, por ello utiliza en sus plantas de lacado las últimas tecnologías y las más respetuosas con el medio ambiente, pretratamiento ácido, etapa de conversión libre de cromo, utilización de pinturas sin TGIC, supervisión en continuo del proceso de depuración de aguas.